martes, 25 de enero de 2011

ESTADO DE CONCIENCIA

El día de hoy, a diferencia de otros, me levante a las 3:30 am y me fuí al Desierto de los Leones, desde que salgo de mi casa disfruto la tranquilidad de la ciudad que todavía duerme, al tomar el Periférico soy el único coche. No me llevo más de 25 minutos llegar al Desierto, y poder empezar mi rutina de hoy. El cielo estaba bastante estrellado, con una luna casí en su cuarto menguante, la temperatura era de 7 grados, y como de costumbre yo era el único ser humano. Ultimamente he estado corriendo sin música, tratando de aislarme totalmente del mundo, simplemente buscando lo que yo llamo un "estado de conciencia pleno", en el que entro en sintonía con la naturaleza y mi entorno, donde el presente cobra mayor fuerza, donde no existe preocupación alguna o pensamiento que perturbe la paz interior que poco a poco voy adquiriendo. Hoy como muchas veces, entre en un estado de conciencia, donde mis sentidos alcanzan un estado de sencibilidad, que en ningún otro momento del día experimento, donde puedo sentir cada paso que doy, donde no necesito un monitor cardíaco para saber mi frecuencia. Conforme esa sensación de tranquilidad me invade, puedo correr sin practicamente hacer esfuerzo alguno, lo que al comienzo era frío, simplemente deja de ser una incomodidad y se vuelve parte de esa sensación de contacto con lo que me rodea y puedo entrar en mi "estado de conciencia", en el que me puedo experiementar lo que realmente es estar vivo, donde nada me distrae, aislado totalmente de la civilización, perdido en mis pensamientos, viajando en el tiempo, pero más que nada disfrutando de mi libertad. Para mí el correr va mas allá de una actividad puramente física, simplemente es un encuentro con mi propio estado de conciencia, pero para lograrlo, necesito un espacio ailado de otros seres humanos, ruído, o cualquier tipo de distracción creada por la humanidad, de tal forma que el tiempo de alguna forma parece no transcurrir, ya que pueden pasar varias horas, y no me doy por enterado, al menos que vea mi reloj, pero que no me perturba en lo más mínimo. Cuando corró bajo estas condiciones, a estas horas, el tiempo pierde su dimensión cuantitativa y pasa a una dimensión cualitativa, donde me es posible entrar en lo que yo llamo la quinta dimensión, donde puedo correr por horas sin sentir cansancio, donde ir moviendo mis piernas para dar cada paso, se vuelve automático, donde el esfuerzo y lo que en otra dimensión fué dolor, toma otra sensación, que pasa de ser molesto a placentero.
Algunos dicen, que como es posible correr 250 km, que hay que estar totalmente loco, pues desde la perspectiva del que nunca ha experiementado un verdadero estado de conciencia al correr, donde probablemente su propósito sea únicamente físico, me parece lógico su razonamiento, sin embargo, considero que a lo largo de tiempo de practicarlo, bajo ciertas condiciones (entorno), se genera una evolución del mismo sentido del porque lo hago. Aquí es donde siento que el término "ultramaratonista" no tiene el mismo significado que lo tuvo cuando recien empece a correr largas distancias. En un principio, lo que buscaba era seguridad en mi mismo, al demostrarme que podía correr una "x" distancia dentro de un evento organizado y bajo condiciones de competencia, hoy aunque sigo participando en competencias, el sentido ya no es el mismo, creo que ahora disfruto más el irme a correr por largos periodos de tiempo iniciando lo más temprano que pueda, acompañado de una naturaleza perfecta y disfrutando de lo que yo llamo "mi estado de conciencia".

4 comentarios:

Roberto dijo...

Hola Luis
Llege a tu blog por referencia de un ultrarunner de Mexico. En cuanto a tu post acerca de que Mexico vive en la mediocridad en cuanto a como piensa y actua estoy totalmente de acuerdo contigo dresgraciamente creo que eso ya forma parte de nuestra cultura pero se que no fue asi hace mas de 700 anos. En fin sigamos corriendo y orientando a las personas que no saben cuando a hidratacion y nutricion. cuidate y diviertete on the trail.

julio salas dijo...

Íncreible esas sensaciones que llegas a describir haciendo de nuestro deporte algo más, transmites muchísimas ganas de vivir y de disfrutar la vida y de estar en armonía con la naturaleza. Enhorabuena

Víctor Morales C. dijo...

Me parece fascinante lo que has podido llegar a sentir al correr, hacer 250km sin entrar en otro estado de conciencia no creo que sea posible ya que es mas difícil la mente que el cuerpo... admiro el estado de conciencia que compartes aquí. gracias.

Salvador Tello dijo...

Buenas tardes Luis,
Tuve la fortuna de leer en Reforma.com la nota que sale unos días después de tu gran logro en Japón. Un orgullo para México y me parece que casos como el tuyo deberían ser tratados con igual reconocimiento que cualquier deportista olímpico.
El único detalle que no puedo borrar de mi mente cuando oigo mencionarte es esa actitud arrogante que tienes a tu alrededor respecto a esa cultura que te rodeamos, que salvo me digas lo contrario, también es la tuya: los mexicanos. Sin afán de ofender y solo por no dejar, es válido ser un deportista de tan alto rendimiento y únicos resultados en este país como válido ser un poco más amable con los que algún día corremos en esa pista de 380 mts en forma de ocho.
Sin más, nuevamente MUCHAS FELICIDADES!
Salvador Tello
(ex socio de Sport City)