miércoles, 11 de mayo de 2016

La historia de Newton Mexico y la traición

Por más de un año, mucha gente me ha preguntado que paso con Newton en México, la marca de calzado para correr que desde 2008 empece a distribuir en México y a la que le dedique mucha energía e ilusión.
De ser una marca totalmente extraña para muchos, poco a poco empezó a sobresalir. En lo personal para mi se volvieron en mis favoritos. Mi relación con Erica Borenstein, Jerry Lee, Danny Abshire, Ian Adamson y muchos más de Newton era muy buena. 







En junio de 2011, después de muchos esfuerzos logre que se fabricará un modelo Newton México.


Fueron una verdadera sensación y las ventas crecieron impresionantemente. Ese mismo año 2011 organice la primera Clínica de Certificación para Coach Newton en el Tec de Monterrey campus Sta Fe. 




Certificaciones que se siguieron haciendo en años subsecuentes. Mis tienda Trailsport era una boutique Newton donde el 90% de los modelos eran Newton. Participaba en la mayoría de las Expos.


Yo personalmente los usaba para todas mis competencias, como Spartathlon 246 km, Leadville Trail 100 millas, Sakura Michi 250 km entre algunas, fué fortaleciendo su posicionamiento en México.



Para 2013, para cumplir con los limites mínimos que pedía Newton me vi forzado a acceder a venderle a Deporte Martí y a InnovaSport, algo que iba en contra de lo que yo quería, pues desde mi óptica los canales ideales debían ser las tiendas especializadas. 

Por esos tiempos empece a venderle a una tienda en Guadalajara, llamada "Jog&Run" de Bernardo Obregon y posteriormente a "Todos a Correr" de Francisco Colorado, con quienes entable una buena relación y sinergía de negocio.

Como parte del proceso de negocio con Newton, las compras se hacían con 6 meses de anticipación a la entrega, así que en septiembre de 2014 me reuní con Jose Luis Lopez Tercero y Anna Mendoza de Deportes Marti para definir lo que iban a necesitar de la nueva temporada 2015. Debido al volumen que Deportes Marti me pidió les solicite una Carta de Credito como garantía, a lo que me dijeron que por supuesto, pero que iba a tardar un poco, pero que ellos eran una empresa sería y que no tenía porque desconfiar. Sin embargo, pasaron las semanas y simplemente Jose Luis me decía que estaba en proceso, algo que me empezó a poner un poco nervioso, ya que el pedido era bastante grande.
A principios de 2015 recibí por parte de Newton la notificación de que mi pedido ya casi estaba listo para que nuestro agente pasara por el a la fabrica en China, tal y como lo veníamos haciendo. Acto seguido, y ansioso por darle la noticia a José Luis le marque para decirle que ya estaban listos sus Newton, a lo que me respondió que quería platicar conmigo.. Unos días después sostuvimos la reunión donde me informó que por falta de desplazamiento de mercancía se veían obligados a cancelar su pedido. Realmente la noticia me cayo como balde de agua fría. Especialmente por el compromiso que yo tenía con Newton, y que claramente venía estipulado en nuestro contrato de distribución que si un pedido era cancelado era causa de recesión del mismo.

Dentro de los requerimientos que existen para importar calzado a México, está el cumplir con la NOM20 de etiquetado permanente, por lo que cada par era etiquetado desde la fabrica con la leyenda en español de quien lo importaba, etc., lo que de alguna forma complicaba que estos fueran vendidos en EUA u otro país. 

Viendo la problemática que se presento, se me ocurrió como alternativa invitar a Francisco y a Bernardo, clientes y "amigos" con quienes yo sentía confianza y con quienes creí poder formar una alianza y sacar adelante la marca; que ellos mismos estaban vendiendo muy bien en sus tiendas, y no perder la distribución de Newton para México. 

Tanto con Bernardo como con Francisco llevaba una buena relación comercial, y los invitaba a los eventos que Newton organizaba en Boulder, con el objeto de que se empaparán más de la marca y eso les ayudara a vender. 

Anterior a la cancelación del pedido de Martí, yo ya había considerado constituir una empresa Newton Mexico, S.A. de C.V. y había considerado invitar a Bernardo y a Francisco como socios. Al presentarse el problema con Martí consideré que era importante compartirles lo que estaba sucediendo. 

Después de un análisis del escenario, era inminente que tomar los Newton que Martí había cancelado era demasiado riesgoso. Y la mejor alternativa era cancelar el pedido, dar por terminado el contrato actual y renegociar otro contrato bajo otras condiciones menos agresivas de venta, siguiendo el principio de vender solo a tiendas especializadas. 

Ingenuamente nunca creí necesario que firmáramos un contrato de confidencialidad, y les compartí información de alguna forma confidencial de ventas, costos, etc. ya que en su momento consideré de utilidad para que tuvieran un panorama más claro del negocio.

Lo que jamás me imagine es que unos días después de nuestra ultima reunión Bernardo y Francisco tomaran un avión a Boulder Colorado totalmente por su cuenta, y se presentaran a negociar con Newton, por supuesto que sin que yo me enterará. Que sucedió en esa reunión entre ellos y Newton no lo se, lo que si es que Newton firmo con ellos un nuevo contrato. No podía creerlo, tanto por ellos como por Newton.

Sin embargo, hace no mucho tiempo recibí una llamada totalmente sorpresiva de Newton que me dejo pensando y al mismo tiempo me dio muchísimo gusto. Seguramente a Bernardo y Francisco les zumbaron los oídos... 

Realmente no tengo nada contra Newton USA, y espero que la firma vuelva a ser la de antes...

Y como "tip", pues ya saben con quien no hacer negocios...